14
Fri, Dec

*AMLO-Meade, más forma que fondo

Zona sismica
Zona Sísmica

Por Marco Polo Aguilar

*AMLO-Meade, más forma que fondo

*Nestora, merece una disculpa pública

*René Juárez: madurez y congruencia política

Ahora que el virtual presidente electo Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade Kuribreña fumaron la pipa de la paz, es obligado que el candidato ciudadano del
Zona Sísmica

Por Marco Polo Aguilar

*AMLO-Meade, más forma que fondo

*Nestora, merece una disculpa pública

*René Juárez: madurez y congruencia política

Ahora que el virtual presidente electo Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade Kuribreña fumaron la pipa de la paz, es obligado que el candidato ciudadano del PRI, ofrezca también una disculpa pública a la guerrerense Nestora Salgado García, por obsesionarse en llamarla secuestradora durante el epílogo de la ríspida campaña electoral que protagonizaron los presidenciables.

La multa de 322 mil 400 pesos que la Sala Regional Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) impuso al PRI por calumniar en un spot a la ex comandante de la Policía Comunitaria, en nada exime que Meade se desobligue de resarcir la calumnia que, sin importar exhibir las deficiencias de las instituciones del gobierno, acusó de ser "una secuestradora que está libre por una falla de la Policía".

Con la anterior sanción económica, el mismo TEPJF dejó en claro que Nestora Salgado no fue liberada por errores policiacos y, menos aún, que sea una delincuente que tenga vínculos con el crimen organizado.

José Antonio Meade aseguró reiteradamente que no pediría disculpas a Nestora Salgado, hoy senadora electa, y en su cuenta de twitter se aventuró a escribir; “ni me retracto ni ofrezco disculpas. Faltaba más”.

El mismo Meade afirmó qué de llegar la guerrerense al Senado, quedaría en la “conciencia” de López Obrador, por lo que se advierte que el pasado encuentro que sostuvieron ambos personajes y que llamó la atención de propios y extraños, tiene más forma que fondo, simplemente fue para regresarle la atención de haber sido el primero en reconocer el triunfo morenista.

Hay que recordar que el caso de la ex comandante de la Policía Comunitaria de Olinalá, en el estado de Guerrero, ha sido uno de los más desaseados de la justicia mexicana en la historia reciente del país y que en su momento, se convirtió en un verdadero dolor de cabeza para el entonces gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero y para el mismo gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Emiliano Robles Gómez Mont, defensor particular de Nestora Salgado, informó en tiempo que el primer tribunal unitario del vigésimo primer circuito había revocado el auto de formal prisión dictado por un juez en Nayarit, por delincuencia organizada en modalidad de secuestro. Además, exigió a los jueces del ramo penal del Poder Judicial de Guerrero, tomar en consideración para su análisis, que Nestora estaba en el ejercicio de sus funciones comunitarias, por lo que no se constituye en delito que perseguir.

A pesar de que el caso de Nestora es considerado de un cautiverio injusto, va más allá de cualquier caso ilícito, ya que fue y sigue siendo quebrantada en sus derechos humanos, como fueron las calumnias de Meade.

De inicio, cuando detuvieron a Nestora Salgado, lo hicieron sin contar con una orden judicial y mediante la fuerza, con la policía estatal, el Ejercito mexicano y La Marina, en un operativo que no se compara con la detención de ningún peligroso criminal en nuestro país.

A pesar de que la coordinadora de la Policía Comunitaria de Olinalá es ciudadana norteamericana, nunca se le permitió una atención consular y la documentación que la acredita como estadounidense, fue desparecida el mismo día en que se identificó.

Cuando estuvo detenida por seis horas en el estado de Guerrero, fue en un sitio que no era la cárcel. No fue presentada ante el Ministerio Público, para de inmediato, ser trasladada a un penal de alta seguridad en Nayarit.

Nestora Salgado dice que, aunque nunca la golpearon, en el momento de su detención fue obligada a desnudarse y un hombre que nunca se identificó la tocó y la estuvo presionando.

Durante siete meses no pudo salir de su celda, estuvo totalmente aislada sin tener contacto alguno con otra persona, salvo con su hija y su hermana, quienes podían visitarla cada 12 días, a pesar de que el reglamento marca una visita de cuatro horas todos los días.

Los primeros dos meses de su cautiverio, estuvo en una celda con las luces prendidas, sin saber si era de noche o de día y a pesar de tener derecho a un garrafón de agua potable, las custodias tiraban el agua frente a ella y le decían que si quería beber agua tenía que ser de la llave.

El entonces procurador de Justicia del estado de Guerrero, Inaki Blanco Cabrera, en un claro abuso de autoridad, al erigirse en juez y parte, declara que Nestora Salgado no saldrá de la cárcel ni con la Ley de Amnistía, porque “la ley no se negocia, no hay ningún acuerdo político por encima de la ley y el Estado de derecho”.

A finales del 2012, el mismo Aguirre Rivero calificaba de heroína a Nestora Salgado por tener el valor de levantar al pueblo contra la delincuencia organizada en Olinalá, lo que dejaba de manifiesto la inoperancia gubernamental ante la ola de inseguridad y violencia que padece la entidad. Incluso la dotó de vehículos, armamento, uniformes y dinero en efectivo.

Hubo diputados federales que aseguraban que el encarcelamiento de coordinadores comunitarios como Nestora Salgado, fue porque “el gobierno federal sintió temor del brote de autodefensas en Michoacán y no quiso que en Guerrero surgieran más policías comunitarias para que no se fueran a convertir en otra cosa”.

El de Nestora Salgado es uno de los muchos casos de injusticia que abundan en el país y tras dos años y siete meses en prisión, justo es que merezca de menos una disculpa pública de parte de José Antonio Meade, quien como si fuera un ministerio público, no se cansó de acusarla de secuestradora. ¿O tú que piensas amable lector?

Movimientos telúricos…Por segundo año consecutivo las tiendas Sanborns promoverán el Festival Regional del Estado de Guerrero, inaugurado el viernes pasado por el gobernador Héctor Astudillo Flores, quien estuvo acompañado por el senador Esteban Albarrán Mendoza; el senador con licencia y ex presidente del CEN del PRI, René Juárez Cisneros y el alcalde electo por la delegación política de Coyoacán, el ex jugador de los Puma de la UNAM, Manuel Negrete, entre otros…el propósito de dicho festival es promover y difundir la gastronomía guerrerense a nivel nacional e internacional en más de 198 restaurantes de esa cadena en toda la República Mexicana y siete en el extranjero…así que durante todo el mes de agosto ya podrán disfrutar de los platillos guerrerense como el aporreadillo, huevo con chile rojo, queso en salsa roja, carne de cerdo en salsa verde; pescado a la talla, sopa de pescado y desde luego el pozole blanco, entre otros platillos…La lectura que René Juárez Cisneros dio a la pasada entrevista que sostuvieron Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade: “no hay que olvidar que fue Pepe Meade el primero que salió a reconocer el triunfo de Andrés Manuel López Obrador y fue el primero que le llamó telefónicamente para felicitarlo, de tal manera que lo que hoy hay en este encuentro, es una muestra más de madurez, de congruencia políticas y de anteponer el interés del país, es importante que se de certidumbre, que se le de estabilidad, que se le de confianza a todos y todas, este país nos necesita a todos unidos, de tal manera que a mi me da mucho gusto que este tipo de encuentros con civilidad se den y se den de esa manera abierta, porque no hay nada que ocultar”…Mientras que el PRI, a través de un comunicado calificó dicho encuentro como una acción personal de Meade que respetamos. “El PRI será una oposición firme que establecerá su relación con el futuro gobierno por las vías institucionales”…This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS