14
Fri, Dec

*AMLO y el retrato de Benito Juárez

Zona sismica
Zona Sísmica

Por Marco Polo Aguilar

*AMLO y el retrato de Benito Juárez

*Obra del guerrerense Bernardo Rosendo

*Proyectan el Museo del Maque y la Laca

Desde hace doce años, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, guarda celosamente un retrato de Benito Juárez García; se encuentra en su
Zona Sísmica

Por Marco Polo Aguilar

*AMLO y el retrato de Benito Juárez

*Obra del guerrerense Bernardo Rosendo

*Proyectan el Museo del Maque y la Laca

Desde hace doce años, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, guarda celosamente un retrato de Benito Juárez García; se encuentra en su despacho y fue elaborado con la técnica milenaria del esgrafiado en laca de Olinalá y enmarcado con diseños de nuestra iconografía ancestral en el tradicional “rayado”.

Y usted se preguntará: ¿Qué tiene de particular ese retrato del Benemérito de las Américas?

Para el estado de Guerrero representa un honor.

De inicio, la obra es producto del arte guerrerense. Lo sobresaliente, es que fue hecha por el talentoso maestro Bernardo Rosendo Ponce, director de la Unidad Olinalá del Instituto de Capacitación para el Trabajo del estado de Guerrero (ICAT), dedicado, por muchos años, a promover las Lacas de Olinalá, municipio ubicado en la región de la Montaña, del que él mismo afirma: “es un lugar en donde las mujeres y los hombres plasman sus sueños de formas tan variadas y bellas que solo la imaginación limita”.

Uno de los principales objetivos de este reconocido pintor y licenciado en Relaciones Internacionales, egresado de la UNAM, es la integración de una correcta denominación de origen para las lacas de Olinalá, de la que el pasado mes de julio, en un acto histórico y sin precedentes, el gobernador Héctor Astudillo Flores firmó la Solicitud de Modificación de la Denominación de Origen “Olinalá”.

La artesanía de Olinalá ha despertado el interés nacional e internacional.

En días pasados, el maestro Rosendo Ponce acudió a la XXI sesión del Comité de Desarrollo y Propiedad Intelectual en la sede de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), en Ginebra, Suiza, donde mostró el arte de nuestro país, en particular el de Guerrero y en especial el de Olinalá, municipio del que es oriundo y del que se siente orgulloso por tener raíces indígenas, igual que Benito Juárez, presidente de México (de la etnia zapoteca), que vivió una época crucial en la formación del estado mexicano.

La intervención de Bernardo Rosendo fascinó a los participantes en el OMPI, sobre todo al conocer que el municipio de Olinalá, tiene como singularidad, ser el último baluarte de lo que fuera una de las manifestaciones creativas de las antiguas culturas de América: el arte del maquiado, como ellos llaman a las lacas.

“Las lacas de Olinalá, o maques como nosotros los llamamos, son síntesis de una experiencia cultural que ha transitado por la herencia para perpetuarse, para asomarse al mundo, para expresar su sentir, herencia y tradición; son los conceptos que unidos han forjado nuestra identidad, la de un pueblo en el que confluyen, por un lado, desde hace 500 años la cultura española y por el otro, la indígena nativa, cuyos orígenes se pierden en el tiempo. Nuestra identidad se manifiesta igualmente, en todas nuestras formas culturales y desde luego, en las maneras en como expresamos nuestras artesanías”, comentó el pintor en Ginebra, Suiza.

El arte del maquiado, es la técnica decorativa compuesta por minerales, pigmentos y aceites y surgió con la intención de proteger y embellecer sus objetos, ya sea de madera o cortezas vegetales, destinados a usos diversos como el utilitario, el ornamental, sobre todo, el ritual.

Son las famosas cajitas de Olinalá, decoradas con bellos grabados que el artesano traza con una púa de maguey o con finas plumas de ave y que requieren para su elaboración, de madera de un árbol singular, el linalóe y para fijar los pigmentos naturales con que se elaboran sus vistosas combinaciones de color, de minerales que se han encarecido y de insumos que son cada vez más difíciles de encontrar y producir.

“Sin embargo, estas bellas imágenes solo dan cuenta de una parte de la historia, pues hasta hace poco, la producción de esta extraordinaria muestra de arte popular estuvo en grave riesgo de perderse, múltiples factores nos hacían pensar que el oficio de artesano ya no representaba una alternativa atractiva para las nuevas generaciones, todo parecía indicar que el oficio se perdería”, explicó el pintor.

Al paso de los años, sin estudios de fondo que permitieran el rescate y la preservación de tradiciones ancestrales, las artesanías de Olinalá llegaron a un punto de quiebre que afectaron su calidad y que incluso, incidió en su baja aceptación en el mercado internacional.

Sin embargo, después de años de investigación histórica, antropológica y técnica, al fin el gobernador del estado, Héctor Astudillo, firmó una solicitud para “ampliar” los beneficios que una denominación de origen ya tiene garantizando su protección y permanencia.

Olinalá, es un poblado de cinco mil habitantes, ubicado en la Montaña, región del estado de Guerrero, al sur de México. Sus habitantes han encontrado en la técnica ancestral una herramienta para detonar el desarrollo económico y social de la población.

Se ha implementado un novedoso plan dirigido a los jóvenes, mujeres e indígenas, quienes integran, por lo menos a la mitad de la población. El gobierno del estado de Guerrero, por medio de una escuela de capacitación especializada (ICAT), ha implementado un programa integral y permanente para formar artesanos certificados, quienes a su vez están elaborando piezas de excelencia con valor agregado, es así como en esta región se ha logrado promover el desarrollo de la población, al tiempo de rescatar y proteger el patrimonio cultural.

Olinalá es una de las 16 denominaciones de origen que tiene México.

“Se trata de una distinción que certifica la originalidad de nuestra expresión y asegura su memoria. Al poner en valor nuestras tradiciones y métodos heredados, se está creando conciencia de su importancia, al mismo tiempo, se proyecta como un aspecto que fomenta el desarrollo económico y social”, señaló Bernardo Rosendo.

Y continuó: “¿Qué tan importante es ser reconocidos como una denominación de origen?”. Hoy nada menos estoy hablando de la artesanía de mi pueblo en la OMPI, la principal tribuna de la propiedad intelectual, quiero compartir con ustedes un proyecto en el que estamos trabajando y que busca colocar nuestra milenaria tradición en su verdadera dimensión, a través de la creación del Museo Nacional del Maque y la Laca. Creemos que esa es una manera de poder aprovechar aún más las ventajas y beneficios de nuestra denominación de origen”.

“Es la posibilidad también de garantizar la magia de su producción y de afianzar este proyecto colectivo, que es además sustentable y permite, en primer lugar, proteger la naturaleza que lo origina y luego, mostrar los efectos positivos que ha traído para el desarrollo de nuestra comunidad”, concluyó el artista olinalteco.

Así que es por demás advertir porqué Andrés Manuel López Obrador guarda tan celosamente el retrato de Benito Juárez, si en medio de la Montaña de Guerrero, en donde la pobreza hace presa a sus habitantes, existen gente dedicada al trabajo, disciplina y constancia, que cada día inventa diseños y formatos innovadores para hermanar a Olinalá con el talento, la originalidad y la sensibilidad del resto del mundo. ¿O tú que piensas amable lector?

Movimientos telúricos…Con una urgencia nunca vista, la Comisión Permanente del Congreso de Guerrero citó a los 46 diputados para aprobar la cuenta pública del ejercicio fiscal 2017, así como el nombramiento del fiscal especializado en el combate a la corrupción, Ignacio Javier Murguía Gutiérrez y la iniciativa para legalizar el cultivo de la amapola, entre otros…This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.



BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS