30
Mon, Nov

CAPERUCITA Y EL LOBO VIEJO

Megalopolis
CAPERUCITA Y EL LOBO VIEJO

A VER, A VER…No es caperucita roja, pero se parece cuando se viste de rojo; tampoco es niña ni inocente, aunque su rostro juvenil si refleja ternura y dulzura. Y si bien no va por el bosque a
CAPERUCITA Y EL LOBO VIEJO

A VER, A VER…No es caperucita roja, pero se parece cuando se viste de rojo; tampoco es niña ni inocente, aunque su rostro juvenil si refleja ternura y dulzura. Y si bien no va por el bosque a la choza de su abuelita, sì hay lobos feroces que cuando la ven pasar se lamen los bigotes queriendo comérsela y disfrutar carne fresca ¡Ahhh!
En efecto no es caperucita roja, aunque si pudiera ser parte de una novela para adultos. Ella es Geraldine Ponce Méndez, quien el pasado 4 de abril cumplió apenas 26 años de edad, cuyo ombligo fue enterrado en Xalisco, Nayarit, en 1994. Pero de la chistera de la cuatrotè salió y se convirtió en diputada federal y por arte de magia, en poco tiempo, se “robó” el corazón del Rey de Palacio ¡Imagínense!
-Mijo, decía mi abuelita, los amores otoñales son los más difíciles y dolorosos que hay; cuídate, recomendaba.
Y como a veces ocurre, a los consejos de los abuelos no hacemos mucho caso hasta que ocurren las cosas.
En el pueblo bueno ahora corre el rumor de que el Rey de Palacio, cuya edad oscila en los 68 años, aunque por su estado físico y mental parece de 84 años, al parecer sufre de un amor otoñal, a poco de colgar los tenis.
Incluso por las calles ya tararean la canción Candilejas de aquel cómico mundialmente famoso Charles Chaplin:
“Tú llegaste a mi cuando me voy.
Eres luz de abril, yo tarde gris.
Eres juventud, amor, calor, fulgor de sol
Trajiste a mí tu juventud cuando me voy…
Y el rumor crece, el mismo que es alimentado por los encuentros constantes y fotografías en redes sociales.
Geraldine, apenas el pasado 5 de noviembre subió a Twitter: El mejor presidente de México y de Nayarit…le faltó decir y de mi domicilio…
El Rey de Palacio, arrastrando la cobija acudió por esas tierras calurosas para… inaugurar un tramo de carretera.
Y claro no falto quien comentara: Cualquier pretexto es bueno para estar con su Dulcinea ¡Imagínense!
En tanto que en el sureste, en Tabasco y Chiapas, miles de familias estaban, desde varios días, siendo arrastradas junto con sus propiedades por las aguas sucias de la presa Peñitas, que el inefable Manuel Bartlet, dueño de una misteriosa fortuna en propiedades y cuentas bancarias, decidió desfogarla sin más requisito que el manto de la impunidad que lo cobija.
Ah, pero el Rey de Palacio cegado, al parecer, por la belleza de la Reyna de la Feria del Elote Xalisco, después de dormir en el Fiesta Inn de Nayarit, se disponía enfilar hacia Sonora a checar… si la marrana había puesto.
Y desde la mejor suite donde se alojaba lanzó su histórico exhorto a los damnificados: ¡Súbanse a los cerros!
Y que lo paran en seco ¡Regrésate, grandísimo…!
Adivine, adivine ¿Quién habrá sido?
Así, casi haciendo pucheros tuvo que regresar a Palacio, su casa chica, dizque para convocar a su Gabinete y conocer, apenas, los detalles de las inundaciones en Tabasco y Chiapas, cuando desde hace treinta días, a miles de familias les llueve sobre mojado.
Los tabasqueños y chiapanecos que creyeron y se quitaron la camisa por un buen amigo, se entusiasmaron cuando corrió el rumor que el paisano al que empoderaron iba ayudarlos con los dineros millonarios que tiene acaparados en su partida secreta, pues los recursos del Fonden ya se los chupó toditos, sin hacer gestos.
Perooooo…oh, decepción. El Rey de Palacio, los mandó al Diablo así como a las instituciones, ni se mojó los zapatos, ni los pantalones en las aguas sucias. A sus paisanos los despreció ¡Fuchi caca!
Optó por sobrevolar la zona del desastre en helicóptero, desde donde mostraba parte de la presa.
-¿Ven todo eso? Es agua, mucha agua. ¡Ajà!
Ante una lluvia de críticas de propios y contrarios, por las decenas de muertos, heridos, de damnificados y pérdidas de casas y muebles de miles de habitantes, el Rey de Palacio respondió: Tengo mi conciencia tranquila.
O sea ¡Me vale madres! Vaya, vaya, vaya (This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.)
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS