22
Mon, Oct

*Escenarios posibles en elección Edomex

Estado de México
*Declinaciones a última hora
*La teoría de la conspiración
A una semana de las elecciones del 4 de junio, el electorado nacional enfrenta, como ya se ha hecho común en estos ejercicios políticos, una sobreoferta de publicidad y propaganda partidista.
El ánimo popular ha llegado al hartazgo, pues los espacios principales en los medios electrónicos e impresos siguen siendo ocupados por partidos y candidatos.
No obstante, dirán los estudiosos, es el costo de la democracia y una factura que los ciudadanos debemos pagar en aras del principio de la representación que ya Juan Jacobo Rousseau perfilaba en su obra cumbre “El contrato social”.
Y mientras candidatos y partidos se acercan al período de “veda” preelectoral, las leyendas urbanas siguen a tope señalando que “el presidente Enrique Peña Nieto se juega el prestigio y la continuidad de su partido en el poder con el resultado electoral del Estado de México” o que, “en un acto de desesperación, el sistema intentará, incluso, atentar contra el dirigente de MORENA, Andrés Manuel López Obrador”.
Otras voces aseguran “que la alianza PAN-PRD concluirá con la declinación de Josefina Vázquez Mota a favor deJuan Zepeda” amén de que “a Delfina ya no la detiene nadie”. Pero hoy pasado el mediodía, en una conferencia de prensa que causó expectación, simplemente la panista dijo que está libre de cualquier difamación, sobre todo que la PGR aseguró que nada tiene que ver en actos de corrupción, ni ella, ni su familia y nada dijo de tal declinación, solo que “es otra difamación”.
Se trata, pues, de una elección democrática y en ella, todo es posible. Incluso, la declinación, como la que a la media noche del viernes hizo el Partido del Trabajo a favor de Morena, lo mismo en Coahuila, que en la entidad mexiquense.
A pesar de todas estas versiones tan sobadas a partir de los “operadores” de partidos y candidatos en redes sociales, el ciudadano tiene la última palabra y el resultado de estas elecciones determinará cuál es el sentir de la población en edad de votar, respecto a la realidad nacional.
Sin embargo, el ánimo popular se orienta hacia lo que los estudiosos del fenómeno electoral en el mundo llaman “La Teoría de la Conspiración”, es decir, que la maquinaria estatal decidirá, previas negociaciones internas y “bajo el agua” el rumbo de los gobiernos y de los cargos de representación popular que están en juego.
Así, la opinión pública parece desdeñar el valor del voto y su capacidad para orientar el destino de una nación, pues da por sentado que en cada elección hay manipulación, acuerdos velados y negociación “bajo el agua”, para que el status quo no sufra cambio alguno y los grupos que detentan el poder y su beneficio económico se mantengan.
En ese contexto, los politólogos más reconocidos han prefigurado algunos de los escenarios posibles en la elección en el Estado de México, asegurando que será un termómetro anticipado de lo que puede ocurrir en el 2018, cuando se ponga en juego la presidencia de la República. En estos escenarios destaca:
·         Triunfo de Alfredo del Mazo por un margen razonable
De darse un resultado así, MORENA, el PRD y el PAN argumentarán fraude y acudirán a las instancias oficiales para denunciar la puesta en marcha de la maquinaria de Estado y promoverán acciones de descontento como toma de carreteras, edificios gubernamentales y realizarán marchas hacia la Ciudad de México.
·         Triunfo de Alfredo del Mazo por un margen mínimo
Un resultado así provocaría el airado reclamo de ¡Fraude! Por parte de MORENA y López Obrador. El PRD también levantará la voz, acusando fraude y dirá que su candidato, Juan Zepeda es el virtual ganador.
·         Empate técnico entre el PRI y MORENA
No existiendo una clara diferencia entre ambos partidos, el “empate” técnico y la inexistencia de una “segunda vuelta” obligarán al conteo “voto por voto”, lo que entrañará una larga etapa de desgaste con movilizaciones por parte de los partidos de izquierda
·         Triunfo de Delfina por un margen razonable.
El PRI alegará fraude y acusará a MORENA y a López Obrador de haber ejercido una campaña de intimidación del electorado. El Partido de Estado acusará de “traición” a sus operadores y representantes en las instancias electorales, invitando a la población a desconocer el resultado de la elección, argumentando manipulación e intimidación. La maquinaria priista impugnaría el resultado e incluso acudiría a instancias internacionales.
·     
*Declinaciones a última hora
*La teoría de la conspiración
A una semana de las elecciones del 4 de junio, el electorado nacional enfrenta, como ya se ha hecho común en estos ejercicios políticos, una sobreoferta de publicidad y propaganda partidista.
El ánimo popular ha llegado al hartazgo, pues los espacios principales en los medios electrónicos e impresos siguen siendo ocupados por partidos y candidatos.
No obstante, dirán los estudiosos, es el costo de la democracia y una factura que los ciudadanos debemos pagar en aras del principio de la representación que ya Juan Jacobo Rousseau perfilaba en su obra cumbre “El contrato social”.
Y mientras candidatos y partidos se acercan al período de “veda” preelectoral, las leyendas urbanas siguen a tope señalando que “el presidente Enrique Peña Nieto se juega el prestigio y la continuidad de su partido en el poder con el resultado electoral del Estado de México” o que, “en un acto de desesperación, el sistema intentará, incluso, atentar contra el dirigente de MORENA, Andrés Manuel López Obrador”.
Otras voces aseguran “que la alianza PAN-PRD concluirá con la declinación de Josefina Vázquez Mota a favor deJuan Zepeda” amén de que “a Delfina ya no la detiene nadie”. Pero hoy pasado el mediodía, en una conferencia de prensa que causó expectación, simplemente la panista dijo que está libre de cualquier difamación, sobre todo que la PGR aseguró que nada tiene que ver en actos de corrupción, ni ella, ni su familia y nada dijo de tal declinación, solo que “es otra difamación”.
Se trata, pues, de una elección democrática y en ella, todo es posible. Incluso, la declinación, como la que a la media noche del viernes hizo el Partido del Trabajo a favor de Morena, lo mismo en Coahuila, que en la entidad mexiquense.
A pesar de todas estas versiones tan sobadas a partir de los “operadores” de partidos y candidatos en redes sociales, el ciudadano tiene la última palabra y el resultado de estas elecciones determinará cuál es el sentir de la población en edad de votar, respecto a la realidad nacional.
Sin embargo, el ánimo popular se orienta hacia lo que los estudiosos del fenómeno electoral en el mundo llaman “La Teoría de la Conspiración”, es decir, que la maquinaria estatal decidirá, previas negociaciones internas y “bajo el agua” el rumbo de los gobiernos y de los cargos de representación popular que están en juego.
Así, la opinión pública parece desdeñar el valor del voto y su capacidad para orientar el destino de una nación, pues da por sentado que en cada elección hay manipulación, acuerdos velados y negociación “bajo el agua”, para que el status quo no sufra cambio alguno y los grupos que detentan el poder y su beneficio económico se mantengan.
En ese contexto, los politólogos más reconocidos han prefigurado algunos de los escenarios posibles en la elección en el Estado de México, asegurando que será un termómetro anticipado de lo que puede ocurrir en el 2018, cuando se ponga en juego la presidencia de la República. En estos escenarios destaca:
·         Triunfo de Alfredo del Mazo por un margen razonable
De darse un resultado así, MORENA, el PRD y el PAN argumentarán fraude y acudirán a las instancias oficiales para denunciar la puesta en marcha de la maquinaria de Estado y promoverán acciones de descontento como toma de carreteras, edificios gubernamentales y realizarán marchas hacia la Ciudad de México.
·         Triunfo de Alfredo del Mazo por un margen mínimo
Un resultado así provocaría el airado reclamo de ¡Fraude! Por parte de MORENA y López Obrador. El PRD también levantará la voz, acusando fraude y dirá que su candidato, Juan Zepeda es el virtual ganador.
·         Empate técnico entre el PRI y MORENA
No existiendo una clara diferencia entre ambos partidos, el “empate” técnico y la inexistencia de una “segunda vuelta” obligarán al conteo “voto por voto”, lo que entrañará una larga etapa de desgaste con movilizaciones por parte de los partidos de izquierda
·         Triunfo de Delfina por un margen razonable.
El PRI alegará fraude y acusará a MORENA y a López Obrador de haber ejercido una campaña de intimidación del electorado. El Partido de Estado acusará de “traición” a sus operadores y representantes en las instancias electorales, invitando a la población a desconocer el resultado de la elección, argumentando manipulación e intimidación. La maquinaria priista impugnaría el resultado e incluso acudiría a instancias internacionales.
·          Triunfo de Delfina por un margen mínimo.
El PRI desconoce el resultado y acusa a MORENA y al PRD de haber manipulado casillas en los 10 municipios más importantes del estado. Presenta, incluso, “pruebas” que documentan este “fraude” y paradójicamente, apelará a un conteo “voto por voto y casilla por casilla”,  en donde  sus operadores pueden “revertir el resultado a su favor”.
·         Triunfo del PRD
En el muy poco probable caso de que Juan Zepeda obtuviera el triunfo a la gubernatura, MORENA y el PRI impugnarían el resultado, alegando que la maquinaria perredista puso en práctica acciones que el priismo y el propio PAN habían ejercido en pasado, pero con una versión remasterizada de la “operación tamal”, la “operación carrusel”, los “tacos de votos” y otras no menos efectivas.
Cabe señalar que en un escenario así, Acción Nacional negociaría con el perredismo posiciones importantes del gobierno estatal e incluso algunas alcaldías por haber facilitado sus cuadros y operadores más reconocidos para “sacar al PRI del gobierno del estado.
Es importante señalar que todas estas teorías obedecen a una lectura “entre líneas” de los diferentes contextos y que se aderezan con elementos como las declinaciones de última hora y el condicionamiento de apoyos a cambio de prebendas o cargos.
El resultado de la elección nos dirá cuál será el perfil y el rumbo que marcarán estos comicios; no debemos olvidar que una de las costumbres más utilizadas por las dirigencias nacionales de todos los partidos políticos en México es anticiparse a los resultados oficiales para declarar a sus prospectos “ganadores de la elección” y generar así una confusión que les permita hacer negociaciones de última hora y obtener beneficios, antes de “reconocer la victoria del adversario y admitir que las tendencias del voto, no les son favorables”. ¿O tú que piensas amigo lector?
 
Movimientos telúricos…Muy activo anda el senador Esteban Albarrán Mendoza, quien el fin de semana se anotó un éxito más en su carrera legislativa, ya que la semana pasada, en sesión ordinaria, la Tercera Comisión de trabajo de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, aprobó un punto de acuerdo que presentó a principios de mes, para solicitar al gobierno federal una explicación del por qué no se ha llevado a cabo el Plan Especial para la Recuperación Integral de Iguala, que prometieron poco después de los lamentables acontecimientos de la noche del 26 de septiembre del 2014 en ese municipio…hoy por la mañana, acompañó al gobernador Héctor Astudillo Flores en Iguala, a la entrega de fertilizante gratuito en lo que es el Programa “Más Maíz” en la región norte del estado de Guerrero y de ahí, junto con el gobernador Astudillo se trasladaron a Toluca, al cierre de campaña del candidato Alfredo del Mazo Maza, en la Plaza de los Mártires…This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it." target="_blank">marcop1955@hotmail.com  
 
 
 
 
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS